Visualiza el kick off de tu start-up, cientos de colaboradores aplaudiendo en el cóctel de lanzamiento, colegas estrechando manos y deseándote todo el éxito profesional, el corte de listón de tu primer oficina. Se acaba el evento y empieza la rutina diaria en tu empresa. Llamadas, mails, ads…. ¿qué más puede faltar? el escenario anterior es todo un cliché del emprendimiento.

Y en este punto entra nada más y nada menos que el papel del “Networking”, que seguramente has oído hablar sobre esta tendencia en el mundo de los negocios e incluso hayas asistido a un evento donde se practicó sin haberte dado cuenta. Desde siempre, tener una carpeta de contactos ha sido y será una excelente oportunidad para abrirte puertas. Nunca sabes con quién podrías estar haciendo mancuerna. Asistir a conferencias, cursos, workshops y seminarios se traduce a estar  intercambiando ideas con alguien que podría cambiar el rumbo de tu empresa y hasta recibir feedback de su experiencia en el giro, es por esto que abrir tu círculo socio-profesional te puede impulsar a un crecimiento futuro y dar a conocer tu modelo de negocio en esta etapa piloto.

Mudarte a un edificio exclusivo y con una filosofía de co-working fomentará tus relaciones para irlas acoplando como hábito diario; más si emigras con tu teamwork a una oficina corporativa en el tecnoparque más importante de Latinoamérica. Las posibilidades son infinitas, así que saca tus tarjetas de presentación, esas habilidades de emprendedor que corren por tus venas, acude a eventos especializados para empaparte de consejos y prospectos. Sé parte del business district más prometedor de León y desarrolla tus habilidades de networking a diario.

Por: Rebecca Lp