Visualiza el kick off de tu start-up, cientos de colaboradores aplaudiendo en el cóctel de lanzamiento, colegas estrechando manos y deseándote todo el éxito profesional, el corte de listón de tu primer oficina. Se acaba el evento y empieza la rutina diaria en tu empresa. Llamadas, mails, ads…. ¿qué más puede faltar? el escenario anterior es todo un cliché del emprendimiento. Y en este punto entra nada más y nada

Quienes estamos inmersos en la industria de los negocios, no podremos negar que las juntas corporativas fungen como esa palanca que mete velocidad a las estrategias de la semana o mes, según sea el caso. Pero también estamos de acuerdo que hay ocasiones en las que se abusa de ellas y en vez de ser un avance resulta una pérdida total de tiempo. Para no dejar a la improvisación tu

Abres tu laptop, acercas tu café e inicias sesión para las pruebas para tu trabajo soñado. Ya te postulaste y pasaste las entrevistas, lo único que falta es tu puntaje psicométrico. Aciertas la mayoría de las preguntas de conocimientos y pasas al test de personalidad. ¿Mientes o contestas con sinceridad? Este caso es más común de lo que piensas, y a ciencia cierta sólo da una pauta de tu asertividad